Nieves en el S. XVI

En la entrada anterior hablamos acerca de cómo se originó la tradición de la nieve en México y de cómo durante un periodo de 2 o 3 siglos posteriores a la conquista española, esta costumbre prácticamente desapareció del mapa, sin embargo en esta entrega les hablaremos acerca de cómo es que esta costumbre de comer nieve, resurgió en el siglo XVI y se vio favorecida por la variedad de frutas de nuestra región.

Se cuenta que en 1620 el criollo Leonardo Leaños, fue la primer persona que contrató a otros para que todos los días le trajeran trozos de hielo envueltos con trapos mojados desde la cima de las montañas, con la intención de transformar este material en nieve, lo que lo convierte en el primer nevero comercial del que se tenga registro en la historia de México.

¿Cómo lo logró?  A través de ganar el remate del estanco correspondiente a los volcanes Popocatepetl, Izztacihuatl, el nevado de Toluca y otras montañas que en su cima siempre estaban nevadas. ¿Remate de estanco? Así es, en esa época, las cumbres nevadas eran manejadas por el gobierno, quien daba la explotación de las mismas a través de un remate, del que Leonardo Leaños se convirtió en el asentista o contratista de estos lugares.

El asentista o contratista que tomaba en arriendo el estanco era el único que podía introducir la nieve en su territorio. Él tenía el derecho exclusivo de proporcionar hielo a la ciudad concedida, más una franja de cinco leguas alrededor de su perímetro.

Estos asentistas estaban capacitados para vigilar y denunciar la competencia desleal en el territorio que les pertenecía. Estos personajes contaban con establecimientos donde preparaban las mixturas o mezclas, la nieve simple y batida que vendía directamente al público y que preparaba también para fiestas o reuniones y  para su venta en los centros de diversión, teatros, corridas de toros, peleas de gallo, ferias, etc. Esta nieve se elaboraba con garrafas y cubetas de madera, batiéndola con una manivela y retirando con una pala las paredes pegadas de nieve. Fue en esta época cuando se empezó a dar los primeros inicios de una nieve ya procesada elaborada como tal Nieve de Garrafa.

Durante la Nueva España, la nieve era consumida con más frecuencia en la época de calor y en especial en la cuaresma, sobre todo en jueves Santo y Viernes de Dolores.

Sin embargo la principal fuente de ingresos de estos asientos era la venta de nieve en trozo a quien solicitara y el suministro de la misma a las botillerías o refresquerías. La nieve en trozo era difícil de conservar por varios días en aquel tiempo asi que los contratistas tenían que abastecer de ella a diario o casi diario, y lo hacían por medio de un servicio rápido de transporte de burros y mulas llamado “La posta de la nieve”. Para obtener el hielo los asentistas contrataban gente que viviera cerca de las cimas nevadas a fin de que casi diariamente le llevaran a su establecimiento una cantidad determinada de hielo, en general se reducía a dos o tres cargas de mula. Los recolectores sacaban el hielo con barretas de metal y luego los envolvían en trozos de trapo mojados y los metían en costales con sal a fin de conservarlo. Este proceso se llevaba a cabo por las madrugadas con el fin de que el asentista pudiera surtir a sus clientes a las nueve de la mañana.

Años más tarde en 1638 en la ciudad de Puebla de los Ángeles se llevó a cabo el segundo arrendo de nieve y así se fue expandiendo hasta llegar a ciudades como Atlixco, Córdoba, Cuautla, Celaya, Durango, Guadalajara, Jalapa, México, Oaxaca, Querétaro, Sultepec, Tehuacán, Tenancingo, Temascaltepec, Tlaxcala, Toluca, Tulancingo, Valladolid, Veracruz, Zamora y Zacatecas. A fines del siglo XVII el sistema de estanco producía prácticamente todo el hielo y los helados de la Nueva España.

Puesto que solo los asentistas tenían el mando de la producción de nieves estás eran vendidas a precios muy elevados y el consumo de las nieves se había extendido únicamente entre las clases más altas de la sociedad, debido a sus altísimos costos de producción y comercialización. Era entonces un artículo de lujo reservado a aristócratas y funcionarios reales. Pese a esta situación se empezaron a presentar contrabandistas, dada la facilidad que existía en muchas poblaciones de abastecer de nieve. Los que beneficiaban esa nieve y la vendían al público se llamaban “funcioneros”, esta tarea era heredada de padres a hijos.

Este comercio clandestino era frecuente no obstante las multas que se imponían a beneficio de la Real Hacienda. A los contrabandistas, además, se les decomisaba la nieve y las mulas utilizadas para transportarla y a los funcioneros los utensilios que empleaban para comerciarla. Estos decomisos por lo general iban a manos de asentistas como compensación por la baja en las ventas que sufrían en ocasiones por los contrabandos.

Los últimos en tener un arriendo fueron la familia Rementería en la ciudad de Puebla  desde 1786 hasta 1823. En 1823 Melchor Múzquiz, Jefe político de la ciudad de México, ordenó a publicar en Toluca un mando con el decreto expedido por el congreso a favor del desestanco de la nieve en todo el territorio mexicano. Sin embargo la nieve en greña (la que venía del volcán sin procesar) no quedaba libre de impuestos.

A partir de este evento se multiplicó el número de productores y se abrieron nuevos lugares para la venta de helados, por lo que se pudo producir a un precio menor y así convertirse paulatinamente en uno de los postres más populares.

Desde el siglo XIX, en las grandes y pequeñas ciudades, vendedores ambulantes de “nieve de garrafa” recorren las calles con un “carrito” con varias cubetas de madera y en su interior otra cubeta más pequeña de metal con la nieve; y entre una y otra cubeta hielo con sal. También podemos encontrar La Feria de la Nieve que tuvo su antecesora en 1529 y que fue evolucionando, y así desde la semana santa de 1884, se comenzó a llevar a cabo “La feria de la Nieve“ en el poblado de Tulyehualco, organizada por heladeros locales, misma que se sigue celebrando hasta la fecha.

Durante la dictadura porfiriana los cafés y neverías se multiplicaron notablemente por todo el país, donde se ofrecían a sus clientes diversos tipos de nieves como postres. En el estado de Oaxaca se ha convertido en uno más de los símbolos tanto así que se le considera todo un arte su elaboración, así mismo los artesanos que elaboran este manjar han transmitido su legado a sus hijos y nietos para continuar con la tradición.

Para finalizar podremos agregar en efecto que este sabroso postre ha pasado por muchas etapas a lo largo de nuestra historia y ha salido a pesar de las adversidades presentadas. Es importante reconocer y agradecer la fortuna que tenemos el día de hoy de poder consumir con tal gusto y de una forma accesible las nieves mexicanas que en alguna ocasión fueron exclusivas para los dioses pero que hoy podemos conseguir en cualquier parte inclusive hasta la puerta de nuestros hogares. Es apreciable la tarea que se dio para mantener vivo este postre y de igual forma es apreciable también el hecho de que exista gente que aun siga conservando estas tradiciones y que con su gran ingenio han logrado una diversidad inigualable de sabores de estas nieves. Así que tomemos las cucharas y disfrutemos de este manjar de los dioses.

¿Qué te parece? ¿Te imaginas a los primeros neveros de México “batallando” con todas estas cuestiones? Afortunadamente para nosotros, en la actualidad no tenemos que hacer otra cosa más que salir, ir a una sucursal de Tepoznieves y deleitar nuestro paladar con uno de sus exquisitos sabores.

Gracias por leer el blog oficial de Tepoznieves.

Nos leemos pronto.

Staff de Tepoznieves.

Origen de la Nieve en México

nieve-codice-mexica

Qué fácil es tomar una nieve hoy en día ¿No? Solo hay que ir a Tepoznieves, elegir nuestros sabores favoritos y disfrutarlos como si no hubiera mañana… Y es que ir por una deliciosa nieve de Tepoznieves es un evento que te cambia el día ¿A poco no? Si vienes de malas, si vienes acalorado o si traes el ánimo por los suelos, concentrarse en los sabores que pediste, cuidar que no se derrita, tener una estrategia para saber cuál será la primer bola a la que “atacarás” y cuál va a ser la que vas a dejar al final, es una experiencia que cualquiera ha tenido en su vida…Pero ¿Siempre ha sido así de fácil? La respuesta es NO, no siempre se ha podido probar uno de estos deliciosos manjares helados. Pero… ¿Sabes de dónde viene esta tradición en México? Ahora te lo vamos a decir y estamos seguros que después de saberlo, no volverás a ver a tu Tepoznieves de la misma manera, ahora la verás como el auténtico tesoro que es.
Popocatépetl

Cuentan los historiadores, que las primeras nieves que alguien probó en nuestra tierra se consumieron aún antes de que nuestro país tuviera su nombre, para ser más precisos en la época prehispánica, donde hay registros que indican que diferentes culturas como la Teotihuacana y la Xochimilca la utilizaban en sus ceremonias religiosas como una ofrenda para los Dioses; Dicha ofrenda era para pedirles una buena cosecha, un buen temporal o cualquier otra cosa que fuera importante para su quehacer cotidiano. Estas nieves se mezclaban con leche, mieles y frutos de la época como capulines, mameyes, cacao, chico zapote y muchas otras con la finalidad de complacer a los Dioses.
Izztacihuatl

En otro uso que se tiene documentado se establece que sólo los sacerdotes y los grandes señores podían consumir este manjar.

Finalmente hay otros documentos en donde se relata cómo los Mexicas podían comprar este manjar en el mercado de Tlatelolco por 20 semillas de cacao, una cifra estratosférica que hacía que sólo los nobles pudieran adquirirlo y no tan frecuentemente como quisieran.

CodiceVolcanes

Pero… ¿De dónde salía la nieve si sólo nevaba en pequeñas extensiones de México y no todo el año? La nieve era traída de los dos grandes volcanes que tenemos en el centro del país y que siempre tienen la cumbre nevada… El Popocatepetl y el Iztaccihuatl. ¿Increíble no? Pues así era, recolectarla no era el problema, ya que las cumbres siempre están nevadas, pero llevarla hasta donde se preparaba tomaba ¡2 días enteros! La forma en la que se trabajaba el abasto era en autenticas cadenas humanas, mismas que corrían largas carreras para hacer llegar el material (la nieve) sin tener que esperar a que la persona que cargaba la nieve se cansara y de derritiera (hay que recordar que en esa época no existían carruajes o bestias de carga). Así que llevarla a las grandes ciudades ya era todo un problema…Para que la nieve aguantara, ellos la colocaban dentro de una especie de “mochila” de cuero o de piel que permitía que se conservara el frio dentro. Este bulto en forma de “mochila” se lo colocaban en los hombros y ahí iniciaba la carrera por la nieve.

Dependiendo del uso de la nieve (comercial o religioso) era la forma en la que se recibía en las grandes ciudades. Si se trataba de nieve para religiosos, esta era recibida por un selecto grupo de sacerdotes que la transformaban en el manjar para los dioses ya sea combinándola con pulque o con frutas naturales como capulín, tejocote, higos, etc y era endulzada con miel. Como se mencionaba antes, el primer manjar se ofrecía a los Dioses y el segundo a los grandes señores de la época.

Se estima que después de la conquista, se interrumpieron estas celebraciones que incluían nieve de sabores, por tanto tiempo como 3 siglos o por lo menos eso es lo que se refiere en los documentos encontrados, en los que una fiesta con este manjar “reaparece” hasta el siglo XVIII en fiestas muy selectas.

Pero ese es sólo el origen de la nieve… ¿Quieres saber cómo se comercializaba en el siglo XVIII y XIX antes de la aparición de la refrigeración comercial? No dejes de leer este espacio, que la historia que siguió al origen de esta tradición es igual de interesante que lo que acabas de leer.

Gracias por leer este blog… ¡Hasta la próxima!

Cuautla, Morelos

¡Hola! Gracias por regresar al blog de Tepoznieves. El día de hoy vamos a hablar de uno de los municipios de Morelos, en dónde por supuesto tenemos una sucursal de Tepoznieves. Se trata de la ciudad de Cuautla de Amilpas; y es la segunda ciudad más importante del estado de Morelos (la primera es Cuernavaca).

El Congreso del Estado de México declaró a Cuautla como Ciudad Heroica de Morelos el 4 de abril de 1829 y después de cambió a “Ciudad Histórica”, debido a los movimientos militares que sucedieron hace muchos años en Cuautla.

Los siguientes son los atractivos turísticos que se pueden encontrar en Cuautla.

Balnearios

hedionda

Cuautla es conocida nacional e internacionalmente por su clima y sus balnearios con diversiones acuáticas que hacen de chicos y grandes su destino favorito de vacaciones.

Agua Hedionda

Ocupa el primer lugar en el mundo por sus propiedades radioactivas, debido a sus yacimientos de minerales como: magnesio, calcio, sodio, fierro, etc.; que contienen propiedades curativas. A una temperatura de 27ºC, cuenta con un nacimiento, dos albercas, dos chapoteaderos, toboganes y otros servicios.

El Almeal

Cuenta con dos manantiales de agua dulce baja en sales cuya temperatura es de 18 grados centígrados tiene dos albercas y dos chapoteaderos con aguas corredizas vestidores, canchas deportivas, restaurante y tobogán.

Los Limones

Cuenta con 3 albercas, 1 chapoteadero, 1 tobogán para niños, vestidores, canchas deportivas, estacionamiento y restaurante. Agua Linda Cuenta con 2 albercas, chapoteadero, vestidores, regaderas, áreas verdes, canchas deportivas este balneario se ubica en el interior de la Unidad Deportiva Municipal.

Las Tazas

Balneario rústico, que cuenta con 1 alberca, 1 chapoteadero y un manantial de agua dulce fría corrediza y una temperatura promedio de 23 grados centígrados vestidores y áreas verdes.

Monumentos Históricos

convento

Iglesia y Ex-Convento de Santo Domingo de Guzmán

En el corazón de la ciudad, se levanta airoso el Templo Mayor de la ciudad: Santiago Apóstol conocido por Santo Domingo seguramente por la presencia de frailes de esta Orden que habitaron el convento anexo.

Iglesia y Ex-Convento de San Diego

Inicialmente fue una capilla de visita, construida por los dominicos, seguramente de Oaxtepec, en el Siglo XVI. Más tarde los Franciscanos Descalzos conocidos como “Dieguinos” en 1640 levantaron un templo en honor y bajo la advocación del Señor San José, al que anexaron un pequeño convento de 2 claustros, por lo tanto el convento pertenece a la Provincia de San Diego de México, de la orden de los Franciscanos Digeridos.

La Capilla de Santa Bárbara

Santuario del Señor del Pueblo de Xochitepec.

La Capilla de Gualupita

La modesta capilla que conocemos por la de Gualupita, fue construida a partir del 5 de julio de 1603, por el pueblo de Xochimilcatzingo congregado aquí, en el barrio indígena de Xochitengo por órdenes del Virrey Gaspar Zúñiga y Acevedo.

Máquina de Vapor No. 279 de vía angosta

La estación del ferrocarril se inauguró el 18 de Junio de 1881, ocupando gran parte de lo que fuera la huerta del Convento de San Diego que fue cuartel de las fuerzas del General Morelos, durante el famoso Sitio de Cuautla de 1812.

El Acueducto

Este conducía agua del río para mover la rueda hidráulica de la Hacienda Azucarera de Buenavista, ubicada al suroeste de Cuautla. Su población aproximada era de unas 240 familias, quizás sólo unos 1,500 habitantes. Sin embargo, estaba rodeado por grandes extensiones de sus magníficas tierras cultivadas con caña de azúcar con que se alimentaban los ingenios de Buenavista, Santa Inés, la Palma, Guadalupita, Mapachtlán y Casasano o San Pedro Mártir.

Palacio Municipal

Se desconoce la fecha de construcción de este edificio, pero por una fotografía del año de 1865 nos enteramos que en ese año estaba en obra la segunda planta del edificio o se le hacían reparaciones, consecuentemente la primera planta es sólo la contemporánea del Sitio de 1812 pues en las referencias históricas mencionadas el edificio y la prisión de la que el hijo de Morelos, Juan Nepomuceno Almonte, entonces de 12 o 13 años de edad ayudó a sacar algunos de sus compañeros “Emulantes”, con la protesta del alcalde de la “Real Prisión de Cuautla de Amilpas”

Museos, Auditorios, Teatros

Museo

Museos

Museo del Oriente de Morelos “Casa de Morelos”

Museo “José Ma. Morelos y Pavón”

Fiestas, Danzas, Folklore y Tradiciones

Tetecilgas

Ferias y dias festivos.

Feria del segundo viernes de cuaresma considerada como la segunda en importancia del estado (fecha variable).

Conmemoración del Sitio de Cuautla del 19 de febrero al 2 de mayo con eventos culturales y artísticos durante los 72 días.

10 de abril, conmemoración de la muerte de Emiliano Zapata. 29 y 30 de septiembre, velada literario – musical y coronación de la reina de las fiestas patrias de septiembre y desfile cívico – militar para conmemorar el natalicio del General José María Morelos y Pavón.

Feria de la revolución del 12 al 29 de noviembre (fechas movibles)

Jornadas Altamiranas del 13 al 21 de noviembre (fechas movibles)

Danzas tradiciona “Las Tetelcingas”

Traje típico: el autentico traje es el de Tetelcinga, que consiste en un huipil y un enredo de grueso paño azul obscuro, amarrado con amplios pliegues por medio de una faja de color azul y rojo. Elíseo Aragón decía que hace medio siglo algunas mujeres todavía acostumbraban pintarse el pelo de azul, rojo o verde, a la Olmeca. También se dice que la misma jícara en que tomaban agua y consumían sus alimentos, la usaban sobre la cabeza como adorno.

El traje del hombre es actualmente el que se usa en cualquier parte, sin embargo existen fotografías que los indígenas de Tetelcingo vestían una especie de jorongo y calzones cortos de cuero.

El folklore y las tradiciones

GUaraches

Son variados en el Municipio Cuautla, se distingue por su huarachería, además Tetelcingo es conocido por la elaboración de jaulas de alambre, paneras y servilleteros trabajados como encajes, decoradas con diversos colores. Pese al estar al borde de la carretera, Tetelcingo mantiene la tradición del traje indígena de las mujeres, compuesto de un huipil de color azul marino y un chincuete que se ciñe a la cintura con una faja tejida en telar de cintura por las mismas indígenas. .

Además en Cuautla existen varios talleres que se dedican a la Talabartería, la fabricación de huaraches, cinturones, monturas y todos los aparejos necesarios para montar a caballo.

Gastronomía

Gusamole

Comida típica como son: el guasmole verde o rojo, el clemole, el mole verde de pipían con tamales de ceniza, los chumiles y la cecina. Molotes de Huitlacoche, Sopa de Calabaza con Flor, Crema de Hongos, Sopa Azteca, Crema de Berros, Sopa de Verdolagas con Mollejas de Pollo, Sopa de Nopales, Sopa de Cebolla, Huevo con Salsa de Guaje, Guasmole Criollo, Mole Verde de Pipían, Carne de Puerco en Salsa Verde con Chumiles, Verdolagas en Salsa Verde, Cacahuate Morelense con Pollo y Guasmole Rojo, Tortitas de Flor de Tzompantli y Frijoles Quebrados.

Y por supuesto no podía faltar…¡Una sucursal de Tepoznieves! Que puedes visitar en Av. Insurgentes # 760 Col Cuautlixco, en Cuautla Morelos y en donde encontrarás todos nuestros deliciosos sabores.

Tepoz Cuautla

Gastronomía Morelos

La gastronomía que Morelos ha dado a nuestro México es exquisita ¿La conoces? Te invitamos a que sepas qué es lo típico de este gran estado de la República Mexicana para que la siguiente vez que nos visites no pierdas la oportunidad de deleitar tu paladar con lo mejor que tenemos para nuestros visitantes.

 

Entrada 029 Acorazados

TACOS ACORAZADOS: Estos deliciosos tacos, son orgullosamente de Cuautla Morelos. Su nombre se debe a que están hechos con doble tortilla. La historia dice que allá por 1908 (¡¡hace 108 años!!) una señora llamada Felicita Sanchez hacía estos deliciosos tacos y los vendía para poder mantener a su hijo. Los originales eran tacos de canasta con dos toritllas, arroz y huevos duros, cubiertos de salsa o al natural…Tiempo después también incluyó los de carne con chile, pollo, chorizo, chiles rellenos y todos los demás que es fácil encontrar en los mercaditos, en los parques y en las calles de todo Morelos…No se trata de un restaurante o de algo super elegante, pero sin duda es una excelente opción para detenerse unos minutos mientras se sigue recorriendo nuestro estado y todos los lugares que tenemos para que visites.

Entrada 029 POzole

POZOLE: Aunque este platillo es común en muchos estados de nuestro país y data de tiempos de antes de la conquista, la recomendación es probar el de Xochitepec, que sus habitantes no sólo lo venden de manera regular, sino que tienen el gusto de organizar su propia feria del Pozole en noviembre de cada año…Ahí el pozole se acompaña de tacos dorados, aguacate, chile, oregano, cebolla, tostadas, rabanos, lechuga e incluso huevo.

Entrada 029 Gorditas

GORDITAS RELLENAS: Este es otro de los platillos que puedes encontrar en varias partes de México, pero por alguna razón comer gorditas rellenas de guisos en los mercados de Morelos es aún más delicioso ¿Será el sazón? ¿Será la magia del lugar? No está claro, pero la promesa es que si pruebas las gorditas de Zacatepec (por ejemplo) regresarás a probarlas de nuevo, pues no hay en México otras iguales.

 

Entrada 029 Mojarra

MOJARRAS: Si te gustan los pescados, entonces no puedes dejar de probar las deliciosas mojarras que preparan en Coatetelco, Morelos, mismas que además de ser de un tamaño espectacular, se sirven con salsa macha, tortilla hechas a mano, sopes y también puedes acompañarla con una cerveza bien fría (Excepto claro si vas a manejar) ¿Será que te puedes acabar una mojarra?

Entrada 029 Cecina

CECINA: Yecapixtla es muy famosa por la cecina que se vende, misma que dicen que es la mejor que puedes probar en todo Morelos. Hecha con tiras de carne de res debidamente salada y dejándola a secar/orear colgada en un lugar cerrado, una vez que se frie con manteca de cerdo es un delicioso manjar que puedes acompañar con diferentes guarniciones como guacamole, cebolla guisada, frijoles y distintos tipos de salsas

Entrada 029 Mole Verde

MOLE VERDE: Este es otro de los típico platillos de Morelos, se hace sobre todo para festejar bodas, ferias, al santo del pueblo o cualquier otra festividad. En Xocotla, Morelos por ejemplo, puedes estar seguro que en un día de fiesta, te pueden servir 5 platos y te los terminas completitos.

Entrada 029 Itacate

ITACATE: Una de las cosas más exquisitas que hayas probado es el Itacate de Tepoztlán, Morelos. Aunque es parecido a una gordita de manteca, este tiene otro sabor y sazón. El itacate, que también se consume en México desde antes de los tiempos de la conquista es un triángulo de masa con esquinas ovaladas que se acompaña de ricos gisados. Este lo puedes encontrar facilemte en el Mercado de Tepoztlán, Morelos y al terminar tenemos una buena idea del postre que vas a necesitar…

Entrada 029 Tepoznieves

TEPOZNIEVES: No es porque este sea nuestro blog, pero tenemos que decir que nuestra exquisita variedad de nieves ha aportado en mucho a la gastronomía de nuestro estado. Las originales Tepoznieves de Morelos, las de Dioses, las que tienen la nevería más grande del mundo en Tepoztlán, esas son las que no te puedes ir sin probar.

 

¿Qué te pareció? A nosotros se nos hizo agua la boca y nos dieron ganas de salir corriendo a comer cualquiera de estos ocho manjares que Morelos tiene para dar a sus visitantes.

 

Saludos.

Staff Tepoznieves.

Morelos

Morelos es el estado de la república mexicana que vio nacer a las Tepoznieves. Pero ¿qué tanto sabes de este maravilloso estado? Aquí algunos datos.

  • El estado de Morelos colinda con 4 estados. Al norte con la ciudad de México, al noreste y al noroeste con el Estado de México, al sur con el estado deGuerrero y al oriente con el estado de Puebla.
  • Edo Morelos
  • Las elevaciones naturales del estado son: La Sierra deZempoala, Tres Marías, Tepoztlán, Tlacayapan y Tlalnepantla. Al noreste se encuentra la Sierra Nevada (Cuya principal elevación es el Popocatepetl) Así que los paisajes de Morelos son espectaculares cuando viajas a cualquier parte del estado en la carretera.
  • El Estado de Morelos también tiene algunos ríos y lagunas como lo son: El Río Grande, el río Tepalcingo y el río Amacuzac. Las lagunas de este majestuoso estado son: La Laguna el Rodeo, Las lagunas de Zempoala, Coatetelco y la famosa y turística Laguna de Tequesquitengo.
  • La zona fue habitada por la cultura Olmeca, los Xochimilcas, Tlahuicas y el imperio Mexica.
  • El nombre de Cuernavaca, uno de los principales municipios y capital del estado viene del vocablo náhuatl Cuauhnahuac que de acuerdo con diferentes versiones pudo haber significado “Junto a los árboles”, “Rodeado de árboles” “Planicie de Aguilas”.
  • A Cuernavaca, capital del estado, se le conoce como “ciudad de la eterna primavera” debido al excelente clima con el que goza todo el año.
  • El estado de Morelos tiene 147 años de existir con este nombre, su fundación fue el 17 de Abril de 1869 por el presidente Benito Juárez.
  • El primer gobernador del estado de Morelos fue el General Francisco Leyva.

Fco Leyva

  • Durante la revolución mexicana, el estado se distinguió por ser el cuartel de Emiliano Zapata, de quien las leyendas cuentan, se trataba de un personaje protegido por los Chinelos.
  • El escudo del estado mantiene los ideales revolucionarios, ya que en el aparece una mata de maíz color oro debajo de una estrella y la leyenda “Tierra y libertad”. Alrededor del escudo aparece la frase “La tierra volverá a quienes la trabajan con sus manos”

Escudo

  • El estado está conformado por 32 municipios, entre los que destacan, Cuernavaca, Cuautla y Tepoztlan por sus atractivos turísticos.
  • El estado cuenta con monumentos históricos que se han preservado para beneplácito de los visitantes actuales, como el Jardín Borda (Casa de Maximiliano y Carlota), El Palacio de Cortes, el Convento de Nuestra Señora de la Asunción, que actualmente es la catedral de Cuernavaca y el convento de Nuestra Señora de la Natividad

Castillo

  • Una de las danzas más representativas del estado de Morelos se trata de “la danza del Chínelo” que es una mofa pícara de la conquista española en México, “los tecuanes” que utilizan máscaras de animales salvajes, “las pastoras”, “Apaches”, “Retos”, “Concilios”y “El Baile de las viudas” entre muchos otros que siempre han llamado la atención de los visitantes al convertirse en ceremonias o ritos populares de mucha tradición en el estado.

Chinelo_Tepoz01

  • Y el último dato, pero no por eso menos importante…Morelos es el estado que (como decíamos al inicio de esta entrada) vio nacer las Tepoznieves y su impresionante variedad de sabores tradicionales, de Dioses, de huerto, de dieta, picantes, etc. Que son visitados por miles de personas al año por su inigualable sabor.

cropped-fondo_cabecera-linkedIn.jpg

¿Qué te parece? Conocías todos los datos de Tepoznieves que hemos puesto en este post? Te invitamos a participar con este espacio escribiendo un comentario, compartiendo la liga de este blog y demostrando tu orgullo por ser Morelense.

Gracias por leer este espacio. Estaremos contigo tan pronto como tengamos algun otro escrito para compartir.

Saludos.

Staff Tepoznieves.

Mi secreto con el viento.

El día de hoy vamos a dar a conocer un escrito muy especial, se trata de la introducción con la que, la persona que las ha escrito las leyendas por muchos años, nos invita a conocer este maravilloso mundo del que les hemos venido hablando en las últimas semanas a través del blog. En “Mi secreto con el viento” conoceremos de primera mano, los detalles de cómo inició esta increíble aventura que hemos compartido con ustedes. Los invitamos a disfrutarla y ha re-leer los post que hemos puesto con anterioridad… Les garantizamos que encontrarán una nueva lectura a todo lo leído a partir de este post.

Mi Secreto con el Viento

 A todos nuestros queridísimo lectores que nos hacen el favor de empezar a leer este espacio, quiero enviarles mi agradecimiento, mi más sincero cariño, ya que aquí están las reglas de oro que alimentaron mi espíritu y derrocharon la gracia de pensar en ese idioma sagrado. 

Donde las líneas formaron a toda una familia con ideales de absoluta grandeza para este momento tan solemne que hizo que naciera la voz que rige el todo en mi esencia humana, he aquí la raíz de este gran sueño que alimento mi vida y aliándome al  supremo agrando el símbolo de amor hacia una marca que nació hace mucho tiempo y ahora somos los portadores en llevar este gran mensaje a todos los rincones de este lugar.

 Aquí no está una lista de sabores, ni recetas.

 ¡Aquí están los secretos de ese todo!

 Cuando me senté a escribir esta introducción me di cuenta que tenia que hablarles con toda la fuerza que he guardado en  todos estos años, donde mis ojos han recorrido infinidad de imágenes grabadas en mi memoria y a esta razón me propuse contarles…

 Hace mucho tiempo cuando mis pasos apenas hacían huella en este largo camino escuche de los labios de mi consejero secreto que existía una casita hermosamente revestida por Dios, esta era la herencia que llenaba nuestras vidas en ella solo habían dos llaves, una recibida de él y la otra que se guardaba en el lugar secreto … donde existes tú.

 Esta casita tenia infinidad de caminos, muchos podían llegar hasta ese tu lugar, mas solo asomarían si la ventana de esta quedara abierta, mas  nunca alguien podía traspasar el umbral de este lugar sagrado donde únicamente existes tu.

 Allí ni tus padres ni hermanos, ni esposo e hijos jamás verán, solo llega tu alma y nacen los mas hermosos sueños.

 ¡Entonces estaba dicho, mi llave estaría en el secreto rincón de mis recuerdos!

 Y la condición era que al escuchar la voz del viento acercándose, el me dejaría el sello que une la condición de escucharlo allí… si allí el sonido hacia que escuchara las melodías más sublimes donde el viento canta y nos habla en el leguaje de los Dioses…

 ¡Si era verdad estaba en mi casita muy pequeña!

 La voz dicto:

 “Al pasar el tiempo todos los días llevaras un regalo, empezara el idilio eterno a ésta, se agrandara día a día”

 Así empezó la lluvia de dones que llevaría a mi casita, me lleve el sol de la mañana, la luna del atardecer, el cielo de la montaña y día a día en mis noches hermosas fui  tomando hasta ver en ella un infinito de luces en ese cielo, donde mi casita se hacía ¡grande!, ¡grande!.

 “Parecía un palacio de estrellas, un sol de un día distinto al que miraba en mis días de sol“

 Esta era la condición que escuche en el primer día que recibí este regalo.

 Todo lleva allí, me decía la voz, aquí todo se sella en el tiempo, la luna se reflejara como un silencio erguido en las montañas de tu horizonte nuevo y el nuevo amanecer llenara el decir de las palabras nuevas que unen ese día con el día que nació en tu noche mágica.

 Así la casita se llenara de esplendor, allí solo tu sembraras el regalo que llenara tu espacio al que darás a el ser que creo tu vida y entregaras  tu ofrenda en el más solemne silencio que llenara de gloria la esencia tuya.

 Así la voz enseño a diseñar la voz interna que llenaría a mi casa la que llevaría el nombre de … Tepoznieves.

¡ La casita tenía el nombre que el viento dio !

 Allí empezó todo… la empecé a querer como el pequeño hermano que seguía en mi orden mental y allí entonces empecé  a mostrar la enseñanza  que dicto a mi juicio esa voz.

 Allí deleite mi espíritu revistiéndola en nombres solemnes, tallados en un tiempo distinto al que miraba en mis tardes mojadas de recuerdos.

Allí nació mi  historia empezó en las paredes salpicadas de recuerdos por donde caminaban mis ancestros y…

 Allí fue que recorrieron todos ellos el decir de la voz que taladraba mis sentidos, si a mi pasado dedique el color impreso en las manchas de ese atardecer donde el sol acariciaba ese todo y las nubes retóñales empapaban a su antojo sus románticos meneos en las nubes semejantes a las torcidas formas que dibujaban en el paisaje.

 Así se selló el color de ese rojizo atardecer de nebulosas en su caprichos, mas el alimento de ellas se dejaba en sus frutas ensanchadas de la magia de la tierra, hermosamente colocadas en los nichos de ese sol.

Así quedaba el llenar de paredes esculpidas en mis ojos por primera vez.

 La casa estaba coloridamente remarcada en los tonos que mire, cundo vi llenarlos de colgantes luces enmarcadas en su todo, por manos esculpiendo las grecas de la vida, en su marcos reflejaba la dulzura de ese viento que remolineando descifraba la transformación que llanamente en mi ser dibujaban esas grecas, los cuadros vi allí, se dejaban retorcer como si la danza de colores rematizará el entorno.

Y allí la voz calmaba sus movimientos curvos en las líneas que llevaban el simbolismo de ese todo, se dibujaban las palabras, se miraban alejadas muy al fondo el mirar se tornaba extraño en el principio de esa tarde.

Mas al mirarlo todo estaba en el majestuoso palacio de la idea máxima de ese viento sacro donde nació la marca, ¿era un Don? no lo sé.

 Solo repetía el viento: esto nacerá para todos los que lleven este nombre y será mi entorno lo que mires en él, cuando otros ojos lleguen, será la magia mía que rondaran en sus siluetas y creerán en mi cuando rocen el sabor que lleva esto, para los que llenen este espacio.

¡ Así nació el en mí y yo en él !

También desde entonces la casita se realizó en mi tierra, donde ellos me dejaron su mirar y desde entonces  cada rincón que piso es como un viaje al rincón de mi país, donde ellos llegan a conocer a los que habitan allí.

 Y debo decirles que en cada casita replicada flota un ambiente de paz y de armonía donde las leyes secretas anuncian su llegada, mas esta crecerá mas y mas hasta los días infinitos donde otros ojos dibujen algo más para este bellísimo lugar.

 Me olvidaba decir que lo que entra allí queda guardado como un trofeo sagrado esculpiendo las paredes tallando ese nuevo amanecer.

 Allí las palabras más bellas se dejan fluir, no existe mancha que deje un recuerdo ajeno ya que no se limpia jamás.

 La casa es brillante por su propia naturaleza, los puntos ajenos son sombras de un atardecer distante que nos son propios del lugar, por lo cual allí se habla con respeto a las voces que llenan ese espacio tallados por una extraña raza que habita ese lugar.

 Mas la casita que nació hace mucho estaba insertada en otro atardecer, el de ellos, los que habitan ese espacio, vienen en dos tiempos el de ellos y el mío y aquí se homogenizan para mostrar la dualidad del tiempo, cuando existe una alianza se asemeja a una creación y entonces ¡nace!.

 Otra de las reglas de aquí, en mi casita es que puedo transmutarla a todo aquel que acepte llevarla en el día noche de su existir, la herencia no es solo de mí, es mi herencia para esta humanidad, donde me dio la cuna y me vio crecer.

 Tepoznieves, es la esencia del viento, en la casita que nombro para este símbolo que existe ahora en mis días de sol, en mi cuna donde yo nací.

 Solo me queda invitarlos a deleitarse de las voces que rigen este símbolo, y allí estoy segura encontraras las palabras secretas que inmersas están en el lenguaje de mis leyendas, las del viento para ustedes, les regalo mi herencia en estos rasgos que llenan el silencio de mí.

 ¡Muchas gracias!

 

Visita Tepoztlán

Ya antes hemos hablado de Tepoztlán en este espacio y hoy queremos hacerlo de nuevo, ya que las vacaciones de verano están a la vuelta de la esquina y por supuesto queremos que vengas a visitarnos, a disfrutar la experiencia y la magia de este lugar que tenemos tan cerca y que no tenemos en el radar.

Tepoztlán ofrece múltiples opciones para pasar un buen día. De empinadas calles empedradas, distribuidas en ocho barrios que aún conservan su traza original, establecida en tiempo de la Colonia, esta población seduce al visitante con sus múltiples encantos, tradiciones, leyendas y sabores.

Entrada 027 Tepoztlán 1

Se puede iniciar el recorrido con una caminata de una hora aproximadamente para subir al cerro de El Tepozteco, en el cual se encuentra la pirámide del mismo nombre, este asentamiento prehispánico fue construido por los tepoztecos de filiación xochimilca entre 1150 y 1350 d.C., en una pequeña meseta. El templo se erigió en honor de Ometochtli Tepoztécatl, dios del pulque relacionado con la fertilidad y las buenas cosechas, razón por la cual se convirtió en un concurrido santuario al que llegaban incluso peregrinos de Centroamérica.

La subida es bastante pesada, pero la vista de todo el valle bien vale la pena el gran esfuerzo. Una buena parte de la subida ya cuenta con escaleras de piedra, otras partes hay que ir sorteando las ramas y piedras entre la vereda.

Entrada 027 Tepoztlán 2

Este atractivo se encuentra abierto de lunes a domingo de 9:30 a 18:00 hrs. Domingos y la entrada es libre, sólo recomendamos (como decíamos anteriormente) tener una buena condición física y tiempo para llegar a la cima.

Al bajar de El Tepozteco, lo mejor es agasajarse con un buen almuerzo en alguno de los múltiples restaurantes de comida típica que existen en las calles aledañas; También puedes dirigirte al mercado local, que se encuentra justo enfrente de la Iglesia de la Natividad, en el centro del pueblo. Lo primero que verás serán hombres y mujeres vendiendo el producto de su cosecha: fresas, zarzamoras, calabazas, granadas y muchos vegetales más. Si vives cerca de Tepoztlán, aprovecha para comprar productos orgánicos a un precio accesible.

Entrada 027 Tepoztlán 3

La cocina tepozteca está influenciada por deliciosos sabores prehispánicos, cuya base principal es el maíz procedente de los alrededores. Tortillas, atole, tamales, frijoles en caldo y calabaza cocida no pueden faltar en sus mesas.

En las festividades, el exquisito aroma del mole de pepita y rojo, y los tamalitos de manteca, inundan las calles. Los “itacates” (gorditas con manteca) con crema, salsa y queso rallado son un manjar que no se puede omitir, y de postre las famosas nieves de Tepoztlán y sus exóticos sabores deleitarán tu paladar.

Entrada 027 Tepoztlán 4

Es una verdadera delicia comprar una Tepoznieve y degustarla caminando por los rincones de este pueblo. Y si tienes la fortuna de estar aquí un domingo, el pueblo se cubre de vistosos colores y olores que permiten vivir el alegre ambiente tepozteco en su tradicional Mercado. Ideal para encontrar ropa –playeras pintadas a mano, guayaberas, vestidos de algodón–; juguetes de madera, teponaxtles –instrumentos musicales prehispánicos– velas aromáticas, artesanías –como las típicas casitas hechas con troncos de árboles– y puestos de pan recién horneado. ¡Recuerda traer tu bolsa de tela para cargar tus compras!

La danza de los chínelos es sin duda, el mayor atractivo de su Carnaval (que tiene lugar en febrero). La palabra ‘chínelo’ tiene dos posibles orígenes, ya que se dice que puede derivar del náhuatl “movimiento de caderas” o de las “chinelas” que son una especie de zapatillas musulmanas, ya que la túnica que se usa para estos bailes, parece derivar de las viejas tradiciones textiles árabes.

Otro de los lugares que no debe perderse en su visita a este místico pueblo, es el ex convento de La Natividad, construido por los dominicos en el siglo XVI, uno de los 11 conventos de Morelos inscritos en la lista de patrimonio mundial por la UNESCO en 1994, en él se encuentra una biblioteca, un museo de sitio, el mirador orientado hacia la majestuosa cordillera tepozteca, además de importante pintura mural del siglo XVI.

Entrada 027 Tepoztlán 5

En el atrio se puede admirar una gran cruz atrial, las bardas almenadas, los restos de las capillas posas y la capilla abierta, además de múltiples tumbas, puesto que este lugar era utilizado como camposanto.

En el frente del templo de estilo plateresco, se aprecia a la Virgen María a quien acompañan santos, ángeles y querubines, escudos emblemáticos de la orden dominica, Santa Catalina de Siena y Santo Domingo de Guzmán fundador de la orden.

Este lugar se encuentra abierto de lunes a domingo de 9:00 a 18:00 hrs. Y la entrada es libre.

Tepoztlán es famoso por la elaboración del papel de amate, obtenido de la corteza de estos árboles abundantes en la región. También podrás encontrar casitas “de pochote” y esculturas talladas en espina de pochoizcatl o árbol de algodón silvestre.

Existen algunos otros atractivos en Tepoztlán, como el Museo Carlos Pellicer, el paraje turístico La Canasta, el mítico pueblo de Amatlán, lugar donde nació Ce Acatl Topiltzin Quetzalcóatl, y la Cruz de Axitla, lugar donde fue bautizado el Rey Tepozteco y convertido al cristianismo por fray Domingo de la Anunciación, está justo en el inicio de la subida al Tepozteco.

Tepoztlán ha ido evolucionando a través del tiempo, hoy es posible encontrar numerosos locales con artesanías, música, velas, recuerdos hechos a mano de diversas culturas como la hindú, además de la artesanía local en la que destaca los palos de lluvia, ropa de manta, casitas talladas en madera de pochote y objetos decorativos para su hogar.

Puede realizar recorridos guiados por los lugares antes descritos y por otros sitios como el sendero eco turístico en Amatlán de Quetzalcóatl, además de la medicina tradicional y los temazcales (ritual prehispánico consistente en baños de vapor) que ofrecen sus servicios en esta zona, todas estas actividades constituyen experiencias que no debe perderse.

Fiestas y Eventos.

Carnaval. Tiene lugar cada 4 de febrero en las principales calles del pueblo. No te pierdas los bailes de chínelos, acompañados por música de diversas bandas seguidas de mojigangas.

Equinoccio de primavera. Se celebra el 21 de marzo en la Pirámide del Tepotezco, el lugar donde visitantes de todos lados llegan para esperar el momento exacto en que entra la primavera para “cargarse de energía” y renovar así su alma y espíritu.

Reto al Tepozteco. Cada 8 de septiembre, alrededor de las seis de la tarde, inicia lo que se conoce como el Reto al Tepozteco, representación teatral del cambio del último Tlatoani al cristianismo. Se asocia a la fiesta de Natividad de la Virgen María, patrona del lugar.

Día de Muertos. En cada casa se colocan altares y ofrendas a los difuntos y se visita el panteón del 31 de octubre al 2 de noviembre.

¿A poco no se te antojó estar allá? Tepoztlán es sin duda uno de los grandes atractivos turísticos dentro de la república mexicana que sin ser playa nos ofrece un sinfín de atractivos y una sensación de paz y de armonía que sólo se puede sentir en lugares apartados de las grandes metrópolis de nuestro país.

Te invitamos a venir en este verano y por supuesto entre cada comida o visita a un atractivo turístico, no hay nada mejor para mantenerte hidratado y fresco que una Tepoznieve, que podrás encontrar en todo el pueblo estratégicamente ubicadas para que sea fácil encontrarlas y deleitarte con sus deliciosos sabores.

Gracias por leernos, nos encontraremos pronto en una nueva entrada a este blog que siempre escribimos con mucho gusto para ti.

¡Hasta entonces!

Tepoznieves – Blog Oficial.

Con información de:

http://www.guiaturisticamorelos.com/Tepoztlan.htm

http://www.visitmexico.com/es/tianguis-de-tepoztlan

http://www.mexicodesconocido.com.mx/tepoztlan-pueblos-magicos-de-mexico.html

Ofrenda a los muertos

El día de hoy en las Leyendas de Tepoznieves, hablaremos de un momento más reciente en el tiempo como lo conocemos, hablaremos de las ofrendas a nuestros muertos de acuerdo con las vivencias de la persona que ha escrito todos los relatos que hemos dado a conocer en las ultimas semanas. Esta es una celebración muy especial, ya que a la mezcla de la colonización de los Españoles se origina la fusión de las ofrendas del pasado con las ofrendas que traen los conquistadores, la consecuencia de esto es la ofrenda a los muertos, te invitamos a disfrutarla…

Ofrenda a los muertos.

En la ofrenda, el ayer es el principio que ahora doy con las cosas que marcaron mi decir de ellos. Los que fueron la raíz del pasado mío, sí, era así el ver brillar ese día, donde ellos llegarían con sus cantos relatando el caminar de ese mundo, que sus huellas reflejaban la  esperanza  de llegar.

Sí, a ese día donde volveríamos a reír juntos, donde el ayer se juntaba con el hoy de nosotros.

Ellos en nuestro día y nosotros en su noche… empezaba el ritual donde esas manos tocarían el agua bendecida por la hora agonizante de los hombres de mi tierra, y erguida se endonaba a los visitantes de ese día. A los hombres de nombres distantes, a los que pasaron, y una huella esculpieron en la roca de los corazones vivientes de los míos, que rezando alargaban sus  murmullos entrelazados en ese humo con olor a ocote de los árboles robustos milenarios de mi tierra, así, en ese líquido filtrando una a una de sus formas, cruzando los cirios que llevaban una luz y su almita se mezclaba entre el vaivén  de las luces agitadas por la mezcla de los mundos.

Así decían mis abuelos que llegaban a comer con nosotros ese pan de huesitos transformados por la sombra de mis muertos, y decían que se llevaban  la dulzura de nosotros en la fruta olorosa que filtraban esas flores de los campos amarillos del cempasúchitl oloroso que unía el camino de los muertos y los hombres de la tierra, esa seña se marcaba en el caminito de colores que al inicio de la puerta de mi casa les marcaba el inicio de la fiesta, cuando escuchaba el repique de esas campanadas de llamado a muerto, taladrando las montañas, se llamaba así a pasar a las casas adornadas por la fiesta, empezaban los olores de los guisos a mezclarse con el humo de las chozas aledañas y juntando mil olores exquisitos, esa mesa se llenaba de tamales de sabores, de arrocito, molito y pollito, sin faltar el guajolote, el aroma del alcohol preparado, como un ponche se asomaba en la mesa, y el pulque, siempre allí, para el abuelo que invitaba a los otros que llegaban, las tortillas rojas y azules calientitas se dejaban, los tlaxcales y gorditas, el  dulce  de  calabaza, ¡ah!,  sin  olvidar  lo  que se llevarían, sus semillas y cosas para el camino de regreso… y la foto o una ropa se dejaba en la silla consentida, en el  petate donde un día descansaron y soñaron en volver, así, este día es y ha sido maravilloso, porque ellos llegan a nosotros un solo día a soñar entre nosotros y nosotros a escuchar esos pasos entre el ritmo de la vida y la  muerte que será la continuad  del todo.

Yo los espero entre el susurro de las voces entumidas por el tiempo, yo los espero como ellos esperaron a sus abuelos y les dedico la mesa para ellos y sus invitados;            ¡bienvenidos!, ¡bienvenidos a su rincón!, a su casa eterna…

A su tierra sagrada.

Muchas gracias por visitar el blog oficial de Tepoznieves, en dónde semana a semana tendremos para ustedes las leyendas de ayer y de hoy que se integran con los muros de cada una de nuestras instalaciones e impregnan a nuestros visitantes, nutriendo así, no sólo sus cuerpos, si no también su alma, llevandose un pedacito de toda la mística que hemos venido acumulando a través de las décadas con estas inéditas

Jardín Etnobotanico

Hola de nuevo a todos los que nos siguen en este viaje por el estado de Morelos, sus historias y leyendas pero también por sus atractivos turísticos. El día de hoy vamos a hablar de un jardín muy especial, se trata del jardín etnobotánico también conocido como Museo de Medicina Tradicional y Herbolaria que está ubicado en Cuernavaca Morelos. ¿Qué tiene de especial este jardín? Que el mismo está protegido por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, ya que en el conserva y preserva más de mil plantas vivas cada una con un valor social importante, pues forma parte del saber popular y al mismo tiempo goza de una inherente importancia biológica y genética.

Entrada 022 Jardin Etno 1

Se trata de un jardín único en su tipo en nuestro país y hace hincapié en el uso cultural de las especies vegetales como parte del ancestral aprovechamiento y uso, que en la mayoría de los casos todavía está vigente, según su clasificación para: plantas insecticidas, para teñir textiles y pieles, de uso ritual, forrajero, ornamental, condimentos, alimenticio y medicinal.

Entre las plantas que han servido para curar, están las que tienen propiedades antibióticas, desinflamantes, analgésicas, diuréticas, expectorantes o relajantes, sólo por citar algunas. La fresa, por ejemplo, ha sido utilizada para aliviar problemas digestivos.

Algunas otras plantas, se les ha dado un uso alimenticio y condimenticio, tal es el caso del frijol, ajo, epazote y clavo, entre muchos otros. Especies distintas sirven para fines ornamentales, como el árbol ficus y las orquídeas y gardenias, sólo por citar algunos.

Hay algunas que son usadas para decorar espacios, como las cactáceas y agaves, sin olvidar los árboles sexualmente maduros, los cuales ya han fructificado, tienen flor y que no requieren de un riego constante.

Otras especies, sirven para adornar espacios, como el alcatraz, hierba originaria de Sudáfrica, cuyas flores blancas se usan en arreglos florales, ó el tulipán-farol, que es un arbusto nativo de África, cuyas flores colgantes de color naranja o rojo, son utilizadas de la misma forma.

Entrada 022 Jardin Etno 4

El jardín está ubicado la calle de Matamoros  No. 14, en el barrio indígena de Acapantzingo, al sur de la ciudad de Cuernavaca. Su extensión abarca cerca de cuatro hectáreas y fue el lugar en el que Maximiliano de Habsburgo fincó su casa de descanso hace más de 150 años.

La antigua Villa de Olindo, como se llamó al sitio que ahora ocupa el jardín etnobotánico, fue la única propiedad que Maximiliano de Habsburgo tuvo en México, pues pertenecían al Estado los dos otros inmuebles que ocupó durante su corta estancia en nuestro país, como fueron el Palacio Imperial y la Villa Suburbana de Chapultepec.

Entrada 022 Jardin Etno 3

Ese lugar fue el sitio de descanso de Maximiliano de Habsburgo por estar rodeado de una singular belleza, donde había un clima cálido que aliviaría el frío siempre presente en el efímero emperador. De ahí que el jardín etnobotánico sea un magnifico escenario para meditar y es uno de los sitios históricos más visitados del Estado de Morelos.

Entrada 022 Jardin Etno 2

Así que ya lo sabes, si quieres conocer un lugar único en su especie, no debes dejar de visitar el jardín etnobotánico / Museo de Medicina Tradicional y Herbolaria cuando vengas a Cuernavaca y maravillarte con todas las especies, usos y los programas especiales que el lugar tiene preparadas para ti.

Gracias por leernos, esperamos que nuestro artículo del día de hoy haya sido de tu agrado.

Hasta la próxima.

Tepoznieves – Blog Oficial.

Oración de amor

Como todos los jueves, traemos para ti una de las leyendas que celosamente hemos guardado por mucho tiempo, hasta que el día de hoy tenemos la necesidad de darlas a conocer a todos ustedes. Nuestra leyenda del día de hoy se llama “Oración de amor” y habla de una época de fiesta, con la llegada de un monstruo de hierro y que coincide con la obtención de un regalo de otro mundo, un pescado dorado que el protagonista guarda en su ayate, dando pie a una situación indescifrable con un final no deseado por dicho protagonista.

Sin más preámbulo los invitamos a leer esta leyenda, esperando que la misma sea de su agrado y que sea todo lo clara que se necesita para entenderla.

Con el paso del tiempo, El Tepozteco no deja tumba propia, por lo que una forma de recordarlo es brindarle ofrendas por su ausencia, esto origina una mezcla de Écatl y él. Así surgen las leyendas dedicadas a ellos como ésta: Oración de Amor

Oración de Amor

Corría el año de 1830, el alboroto en el pueblo era un festejo. Al fin la noticia allanaba lo oídos de todos, “el monstruo de hierro” besaría la tierra sagrada, esa que Écatl guardó como tesoro para su hijo querido.

                El divino lugar entonaría la melodía distinta que los pájaros y grillos entonaban allí, y otro canto marcaría la sonata del aullar del  monstruo, decían que su canto arrullaría al viento, decían que nos llevaría a donde nace el sol y nos encontraríamos con el viento, allá, donde la luna nace, decían que el trueno que él llevaba en sus entrañas sería el eco que retumbaría en las montañas.

                Allí, donde soñaron aquellos con el monstruo que desgarraría las notas del viento sagrado, se contaban las hazañas más hermosas, y nos hacían soñar en los lugares remotos donde nuestros pasos llenarían a esos lugares distantes, lugares de ensueño, donde las palomas volaron e hicieron sus nidos depositando tesoros que fueron nuestros y fueron robados por otros.

                Allá, donde las palomas dejaron el tesoro más grande que Écatl nos dio, y ahora “el monstruo nos llevaría allá, donde nuestras manos tocarían lo que nuestros antepasados tuvieron, y de sus manos robaron como un sueño muy hondo, y nosotros guardamos en el fondo del alma, y ahora el sueño estaba cerca de nosotros, con el monstruo de hierro llegaba la hora, ¡lo increíble!, los hombres y niños se enfilaban voluntariamente a la obra para tocar los durmientes, para hacer el caminito donde el monstruo fijara esos pasos gigantes para llegar al sinfín, ¡todo allí era fiesta! las mujeres corrían para llevar alimentos a ellos y, acelerando el camino, ver entonces el caminito sagrado.

¡Fue una fiesta! recuerdo la que el pueblo tenía, una fiesta de niños y adultos.

                Entonces los ancianos ansiosos, cantaban los corridos pasados, cuando el Dragón era dueño de los aullidos del viento, nos hacían mirar el pasado glorioso de esas luchas internas y danzaban las horas tan lentas, tan lentas…

                Desgarrando el silencio, hiriendo la tierra, sangrando ese surco donde el camino se hacía para pasar majestuoso ese ¡monstruo divino!.

                ¡Y qué iba a saber! en mis horas de ensueño, cuando la chispa encendía a las  grietas solemnes a su caprichosa dureza.

                ¡Y qué iba a saber!  cuando de pronto, se abre una grieta en el fondo y mis ojos pasmados, no creían ese hecho, he allí un pescado que diferente miraba y brillando con el sol jugueteaba su cola, enseñando sus ansias, su lenguaje invisible y apresuré esos pasos que se hacían lentos para llegar hacia él, y cogí mi sombrero y  mi ayate, y envolviéndolo como un tesoro lo arropé en mi vientre, y corrí a mi choza ofreciendo mi triunfo a los que allí aguardaban y rompí la hojarasca, y envolviendo mis pasos con la nube que hacía me interné con los míos y ofrecí mi hallazgo, y ¡cuál sorpresa se vino cuando el trofeo saltaba!, me caí inconsciente, ya no supe de mí, de mis ojos el mundo se fue, y mis sentidos callados, callaron…

                Ya la voz de los míos ausente se alejaba silbando… hasta que todo empezó en una caminata muy larga, me miré en otro sitio, me rodeaba otro cielo, un cielo distinto, un llano de maravillas indecibles y me sumí en la búsqueda que la vereda llevaba a mi jacal conocido y buscaba caminos y todos ellos extraños, me recorrían mil formas y, enloquecida mi vista, deslumbrando veía la silueta a lo lejos de “un hombre en forma de pez”, caminaba  veinte pasos delante de mí… y quería alcanzarlo, y corría, corría, como volando en el aire y le decía: ¡espera!, necesito que me ayudes a regresar con los míos, y ese hombre llevaba más prisa que yo, y no detuvo su paso hasta llegar a una colina muy alta, y me empezó a predicar que esperara siete luces, y a la séptima luz él vendría en uno de ellos para cantar la existencia de los que brincan distinto a los que caminan en tierra, y me dijo: ¡espera!, ya vendrá esa luna, y cuando nazca -la señal estará en su hablar-  y diré que ha venido de  donde los hombres no pisan el camino que llevas, donde se flota y se piensa en el viento, y se habla lo que el silencio aguarda, como tesoro del alba.

                Tu camino aquí no termina, tu ánimo hasta  aquí no termina…

y de pronto miré a mis ancianos queridos y pregunté:

                ¿Por qué me han despertado ahora?, ¡no saben que recorrí la tierra de Écatl! ¿¡Que no saben que no quería regresar!?, ¿qué han hecho?, ¿qué han hecho conmigo?, ¿por qué interrumpieron mi sueño? ¡ahora no podré regresar y traer lo que allí me guardaba!.

                 Me levanté de ese sueño  de días… había  transcurrido un tiempo distinto al tiempo de allá y mis sentidos buscaban de las entrañas del día, ese día que mi cuerpo sintió… sólo recuerdo la frase que en mi hondo sentir, grabado por siempre se quedó desde entonces, y fue la silueta del sagrado vivir del que habita en el silencio, y que en su lenguaje me habló de la llegada de ellos, cuando la luna pasara, y llegaran las siete estrellas de la noche para iluminar a la mía, y vivir el pasado en el futuro de hoy.

                Así se grabó en mi mente lo que su lenguaje decía y así guardé mi secreto por siempre, y lo dejé como herencia para mis estrellas fugaces que en el tiempo vendrían, y como regalo de Écatl en la frase del viento, para un día sin nombre y sin fecha, para el elegido por ellos, y se guardó mi recuerdo en mis ancianos que duermen con esa oración de amor en su sueño eterno, para los que van a venir, y en el camino se enfilan por el camino de Écatl.

                Así escuche desde niño el pasado que me vio crecer, y me dormí escuchando que Écatl vendría, y en mis sueños perdí la noción de mi tiempo.

Y espere su llegada,

                y espere su llegada…

 ¿Qué te pareció? Se trata de una leyenda que narra el inicio de una gran aventura, de una odisea que representó un parte aguas en la vida del protagonista ¿De quién se trataba? Poco a poco lo iremos descubriendo y sabremos  quién fue esta persona (como tú y como yo), que tuvo la fortuna de tener un acercamiento con otro lugar, un lugar mágico al que pocos han accedido.

Muchas gracias por leernos, te esperamos la siguiente semana cuando te traigamos una nueva leyenda del universo de Tepoznieves que tenemos preparada para ti.

Hasta la próxima…